Llegando al final

1 comment

Escribe mi compañero y amigo Ezequiel García Navarro que hay que hacer visible el trabajo de los docentes, y señala que es esa visibilidad uno de los retos que la sociedad demanda a la Escuela.
La tentación de refugiarse en lo conocido, en la seguridad que otorgan las cuatro paredes del aula, es fuerte. Terminamos el curso y, al hilo de esa apuesta por la expansión del aprendizaje de la que nos hablaba Ezequiel, creo que es un buen ejercicio mostrar el trabajo que hemos llevado a cabo.
A veces nos cuesta, pero el esfuerzo merece la pena.
Este año he seguido apostando por una metodología mestiza, inspirada en el Aprendizaje Basado en Proyectos y el trabajo cooperativo, pero sin desdeñar la explicación clásica y otras rutinas tradicionales, como el comentario de texto.
En el primer trimestre comenzamos con una actividad de investigación -y posterior exposición- sobre los fundamentos de la asignatura que imparto (Lengua Castellana y Literatura). Considero imprescindible para el alumnado de Bachillerato reflexionar sobre el campo de estudio, sobre su importancia o legitimidad. El trabajo de este proyecto lo plasmamos en este site:
Posteriormente, nos embarcamos en un proyecto adaptado de Lourdes Domenech, que consistía en contar una historia en forma de fotonovela. Aquí están las nuestras:
Además, publicamos cada uno un blog, según la actividad "Blogueamos para aprender".

El Segundo Trimestre lo dedicamos integramente a la Literatura. Comenzamos calentando motores con una actividad de Nacho Gallardo, Quemar los libros, y con una reflexión sobre por qué estudiamos Literatura.
Nuestros siguientes proyectos fueron:
El último trimestre lo dedicamos a la argumentación, a leer y escribir textos de opinión y a argumentar oralmente. Nuestro hilo conductor fue el proyecto "La Debatidora", de Nacho GallardoDiego Bernal, e Isabel Alconada. La idea, en palabras de Jerome Bruner, era "(utilizar) el procedimiento de la pesquisa, el uso de la mente, que es central para el mantenimiento de una cultura democrática".
En este vídeo lo contamos.




Comentario de texto vs. Escritura creativa

2 comments

Comentario de texto. Estas tres palabras tenían (siguen teniendo) para mí un efecto mágico cuando era estudiante. Conseguían hacer desaparecer cualquier interés o emoción que una obra literaria o un artículo periodístico hubiera suscitado en mi mente.

La Literatura se enseña como "Historia de la Literatura", y la manera de acercarla al alumnado en el Bachillerato sigue siendo el comentario de texto. Este se enseña como una receta o esquema (camisa de fuerza) que aprisiona el razonamiento y la creatividad del alumnado. Yo, al menos, recuerdo con escalofríos lo que me resultaba un ejercicio tedioso y estéril.
El comentario de texto es el epítome de toda una tradición cultural que tiene su apogeo en la Edad Media: la del apunte, el escolio, la apostilla, la glosa. Una tradición que se regodea en hollar caminos trillados, en el "magister dixit".
Ese modo de acercarse a los textos literarios ha marcado nuestra tradición académica.Y nuestra enseñanza de la literatura sigue por esa senda. 
Las pruebas de acceso a la universidad, aunque cambien de nombre, siguen apostando por este acercamiento a los textos literarios. Para entrar en el templo del saber debes ser capaz de seguir tal o cual esquema para quitarle a un texto que nació como expresión literaria, artística o intelectual, su esencia. Una disección. Y ya sabemos que solo se diseccionan cadáveres.
Por otro lado, la normativa vigente nos exhorta a enseñar a saber formar juicios críticos, a ejercitar el pensamiento creativo, a resolver problemas y a tomar decisiones. ¿Se pretende que el alumnado aprenda estas habilidades mediante los comentarios de texto?
Según el filósofo Robert Swart, "la escuela mata las ganas de aprender y de pensar". ¿Cuántas veces te pidieron que pensaras cuando eras estudiante? ¿El pensamiento está entre las habilidades que trabajas en clase? ¿Enseñamos a pensar?
Esta presentación de Carmen González me llevó a proponer a mis alumnos y alumnas de 1º de Bachillerato una actividad para trabajar el razonamiento causal y, en la medida de lo posible, la escritura creativa.
Se trataba de que razonaran, tras leer La Celestina, sobre la responsabilidad y la culpabilidad. Les propuse la siguiente pregunta: ¿Quién es el culpable de las muertes de Calisto y Melibea? 
Esta es la propuesta:
Por supuesto, no quiero que mi alumnado salga del Bachillerato sin saber hacer comentarios de texto, así que, paralelamente, hicimos comentarios de la obra en clase.
Lo que me llama poderosamente la atención es la diferencia de calidad entre los comentarios entregados (la mayoría muy anodinos) y los ejercicios de creación basados en la obra (brillantes, ingeniosos, originales...)
Creo que deberíamos plantearnos qué queremos que el alumnado aprenda al estudiar Literatura.
Estos son los ejercicios que me entregaron:

Un trimestre de proyectos literarios

Leave a Comment
Este trimestre, en 1º de Bachillerato, nos vamos a centrar en la Literatura. 
Mi objetivo es transmitir que la Literatura no es un objeto de estudio, sino una herramienta de conocimiento. Nos sirve para alcanzar el conocimiento de uno mismo, considerado el más importante en la Grecia Antigua.




Las propuestas didácticas que presento para este trimestre están basadas en el ABP, aunque no de forma canónica. También apuesto por el trabajo cooperativo y por el aula invertida (una paella metodológica, como diría mi admirado Toni Solano).

Estas son las propuestas:


Para elaborarlas me he apoyado en los materiales e ideas de otros docentes, en especial de Marian Calvo y de Diego Bernal. Aprovecho para agradecerles su generosidad. Como decían los Beatles, todo es más fácil with a little help from my friends.



Con la tecnología de Blogger.