Proyecta, que algo queda....

1 comment
Creo (porque la experiencia así me lo ha demostrado) que la metodología basada en proyectos, problemas, tareas, o como la queramos llamar, es la más adecuada para la enseñanza de la Lengua (materna o no).
En los cursos del Bachillerato, apostar por una metodología de este tipo es casi un suicidio profesional y social. Las familias, y los propios alumnos, se preocupan tanto por las Pruebas de Acceso a la Universidad (mayúsculas mayestáticas) como el campesino del cuento de Kafka, que quiere acceder a la Ley, se obsesiona por la entrada (hay un guardián) y termina muriendo en la puerta sin poder entrar.
Programar la asignatura de Lengua en 2º de Bachillerato provoca un inevitable sentimiento de desasosiego. Las pruebas externas son casi como una droga, nos vampirizan.
El caso es que, en medio de este tsunami, he encontrado la posibilidad de encajar pequeños proyectos que, además de relajar un tanto la obsesión por los exámenes, ayudan a aprender mucho, tanto a ellos como a mí (se trata de eso, ¿no?).
El que acabamos de terminar consistía en la elaboración de un periódico basado en la obra "Luces de bohemia" (inspirado en este proyecto de Nacho Gallardo). Además de respetar las convenciones de los géneros periodísticos, los textos tenían que referirse a la época en la que sucede la obra y a los hechos que se cuentan en ella.
Los resultados son francamente sorprendentes por su calidad y por su creatividad. No puedo dejar de compartir algunos, porque me siento orgulloso de compartir el aula con estos chicos y chicas.









Con la tecnología de Blogger.