Balance de un proyecto y...¡seguiremos!

3 comments


Al principio del curso -recuerdo vuestras caras expectantes- me presenté ante vosotros con una propuesta de trabajo arriesgada. Os propuse prescindir del libro de texto, comunicarnos a través de una red social, centrarnos en lo fundamental de esta asignatura, que para mí es la comunicación. El ser humano comenzó a usar el lenguaje para comunicarse, para demostrar sentimientos, emociones, ideas...de una forma cada vez más elaborada (prescindiendo del garrote, para entendernos).
El "riesgo" estaba, evidentemente, en que no comprendierais esta forma de trabajar, que a vuestros padres les pareciera mal, en que os sintierais perdidos.
No sé lo que os quedó de aquella primera presentación, lo que sí recuerdo es el entusiasmo que poníais en las primeras actividades.
Nuestro primer proyecto se llamó "¿Quién eres?" El nombre se me ocurrió después de leer este fragmento de El mundo de Sofía:
Sofía Amundsen volvía a casa después del instituto. La primera parte del camino la había hecho en compañía de Jorunn. Habían hablado de robots. Jorunn opinaba que el cerebro humano era como un sofisticado ordenador. Sofía no estaba muy segura de estar de acuerdo. Un ser humano tenía que ser algo más que una máquina...
Sofía miró el buzón al abrir la verja de su jardín. Solía haber un montón de cartas de propaganda, además de unos sobres grandes para su madre. Tenía la costumbre de dejarlo todo en un montón sobre la mesa de la cocina, antes de subir a su habitación para hacer los deberes...
Ese día sólo había una pequeña carta en el buzón, y era para Sofía.
«Sofía Amundsen», ponía en el pequeño sobre. «Camino del Trébol 3
». Eso era todo, no ponía quién la enviaba. Ni siquiera tenía sello.
En cuanto hubo cerrado la puerta de la verja, Sofía abrió el sobre.
Lo único que encontró fue una notita, tan pequeña como el sobre que la contenía. En la notita ponía: ¿Quién eres?
La idea era que todas nuestras tareas girasen en torno a la identidad, qué hay detrás de nuestra apariencia, qué define nuestra forma de ser.
La primera tarea consistió en un autorretrato poético. Trabajamos la descripción de rasgos físicos, del carácter, la expresión de los gustos y los sentimientos, y vuestros trabajos me sorprendieron.
Una parte importante de nuestra identidad hoy día está "en la Red". También hablamos de la identidad digital e hicimos un pequeño homenaje a Amanda Todd en forma de vídeo.



Seguimos girando en torno a nuestro "yo" a través de la escritura autobiográfica, en forma de diario. Esto nos dio pie a tratar las formas verbales en pasado y la narración como género textual. Algunos decidisteis escribir en un blog, lo cual nos introdujo en la escritura y la lectura en la Red, en los nuevos soportes de la comunicación. Aquí también me disteis toda una muestra de talento y buen hacer. Algunos escribisteis diarios ficticios, "ambientados" en otras ciudades o en el futuro, otros decidisteis recurrir a vuestro día a día.
Aquí tenéis una pequeña antología de vuestros diarios y los enlaces a los blogs de quienes decidisteis usar este formato. Muchos lo escribisteis en papel, por eso no están aquí.



Nuestra última tarea consistió en una exposición oral en la que presentábamos a un compañero o compañera. Esta actividad nos dio muy buenos ratos en el aula, sin duda. Risas, emoción, aplausos, muchos nervios...comunicación en estado puro.
Es decir, que en el proyecto leímos, escribimos, escuchamos y hablamos. Trabajamos las habilidades básicas de la comunicación, que era lo que yo pretendía.
Como epílogo os propuse una actividad que mirase al futuro, ya habíamos indagado en nuestra identidad, ahora os pedía que mirásemos al futuro, ¿quién quieres ser? ¿cuáles son tus sueños? ¿cómo ves tu futuro?
Y como gran final, ya fuera del programa, para cerrar el proyecto con un aire festivo, colaboramos en el lip dub del aula específica y grabamos el nuestro.

Nuestro Lip Dub:


Enhorabuena por vuestro trabajo. Nos vemos el próximo trimestre con un nuevo proyecto, un nuevo reto.¡Seguiremos!
Os dejo con las palabras de Marina Valentina, alumna de 1ºD, que resumió así "la vida" de este proyecto:

Nació una mañana de septiembre entre las palabras de un profesor y los asustados ojos  de treinta alumnos nuevos. Y es curioso como una simple frase ("¿Quién eres"?) puede provocar tantos días de sonrisas, agobios y nuevos retos.
Empezó a caminar al poco de nacer, enseñando adjetivos, sentimientos, gustos y aficiones, haciendo a quien prestara atención darse cuenta de cómo es por dentro. Y acabó su infancia con su primera parada: el autorretrato.
Comenzó su adolescencia de forma poco habitual, con risas, lágrimas y muchas anécdotas que contar. Enseñó la narrativa y dejó en manos de treinta adolescentes el poder de contar. Algo inesperado sucedió en aquella etapa. Junto con nervios y preguntas de "¿cómo se hace esto?" nacieron algunos blogs. Aun siendo joven, enseñó cómo el poder de la palabra puede cambiar nuestro día a día. Terminó su adolescencia con el diario.
Ya adulto, solo le quedaba una misión: enseñar cómo contar una vida a través de "Así nací yo". Enseñó a recordar anécdotas y hechos importantes y terminó su trabajo enseñando cómo hacer una autobiografía.
Ya viejo, recordando sus años pasados, intentando vivir un poco más, decidió cuál iba a ser su última enseñanza: describir a un compañero. Era tan viejo que ya no pudo solo. Los años le pesaban y abandonó la vida dejando a sus treinta compañeros su misión. Les dio consejos para hablar en público y murió un día de diciembre dejando un gran legado. Enseñó que la originalidad es un gran tesoro. Pero sobre todo, lo más importante: enseñó a treinta personas que son más de lo que creen, les enseñó a descubrirse a sí mismos. 

¿Deberes para las vacaciones?

6 comments
Mollie Galloway, una investigadora que sabe mucho de educación, escribió en 2007 un ensayo (Hazardous homework?), sobre la utilidad de los deberes escolares, en el que decía muchas cosas que vosotros, usando simplemente vuestro sentido común, ya sabéis. 
Entre otras verdades de Pero Grullo, descubrió que los deberes producen estrés a casi el 70% de los alumnos y alumnas de Secundaria, y que casi el 60% aseguraba no poder dedicarse a sus hobbies o a actividades divertidas por la misma causa.
Sentirse exhausto, frustrado, o dormir menos horas de las necesarias, son algunos de los "daños colaterales" del exceso de deberes.
Por si fuera poco, la mayoría de los estudiantes de Secundaria se niega, o al menos se resiste, a hacer los deberes. Esa resistencia tiene un impacto negativo en las relaciones familiares y en la percepción que tiene el alumno del instituto o escuela. 
Es decir, a vuestros ojos, todo lo que provenga del instituto no inspira mucha simpatía. 
Por todo eso, los "deberes" que yo os propongo para estas vacaciones son estos:
  • Viajar. Si tienes oportunidad de salir de tu pueblo, no lo dudes. Conocer otros lugares y costumbres es muy enriquecedor. En su defecto, pasear por los sitios que menos conozcas del pueblo.
  • Conversar con tus padres. Tienen muchas cosas interesantes que contar. Préstales más atención (y ayúdales en casa).
  • Jugar, bailar, hacer deporte. No te quedes sentado en el sofá todo el día.
  • Comunicarte también en la Red. Comparte con tus amigos lo que te gusta.
  • Ver la tele. ¿Por qué no? Hay programas muy interesantes y pelis o series que te pueden enseñar mucho.
  • Leer, pero sólo lo que te guste. Y sin hacer resúmenes.
  • Y, sobre todo, lo más importante: descansa, disfruta del tiempo libre.
Felices vacaciones.



Con la tecnología de Blogger.