Derribando paredes

3 comments
Las paredes del instituto provocan, a veces, una cierta claustrofobia. Las vallas del instituto resultan, a veces, demasiado altas.
Aprender puede convertirse en una tarea heroica, que requiera una voluntad de hierro, porque el conocimiento es como un animal salvaje encerrado entre  paredes que le infunden, a veces, cierto desánimo, cierta tristeza.
Sin embargo, los que hace mucho que dejamos de sentarnos mirando hacia la pizarra en fila de uno, sabemos que el aprendizaje es una flor rara, caprichosa, que no crece en invernaderos. 
La Escuela no tiene el monopolio del aprendizaje. No hay una línea roja entre las aulas y la calle. Ese misterioso proceso, que llamamos aprender, simplemente ocurre, sin pararse a pensar dónde ni cuándo.
Al comenzar este curso, ratifiqué ante vosotros mi compromiso con la educación. En esa declaración de intenciones, me propuse, entre otras cosas, derribar los muros del aula. El aprendizaje basado en proyectos (PBL) requiere investigación, búsqueda de información, arriesgar hipótesis...
Este trimestre os propuse investigar sobre los grandes retos de nuestra sociedad. Para conseguirlo fuimos a la búsqueda de expertos que pudieran ayudarnos. Tuvimos la suerte de que en el ayuntamiento de Albuñol nos recibieran para ayudarnos en nuestra investigación. 
Gailán, mediador social e intercultural, Ana Belén, de la oficina de atención a la inmigración y Patricia, súper concejal del área social del municipio, nos hablaron sobre los grandes retos de nuestro municipio y se sometieron a vuestras preguntas con una amabilidad y una paciencia admirable. Nos abrieron las puertas del salón de plenos y allí escenificamos nuestra rueda de prensa. Por si todo esto fuera poco, nos propusieron realizar con ellos un viaje a Marruecos para conocer cómo son los institutos allí. 
Creo que hemos ganado mucho derribando las paredes de nuestra clase para hacerla mucho más grande.


3 comentarios:

Lu dijo...

Hace tiempo, en el Congreso Internet en el Aula, acudió un experto en arquitectura educativa que promulgó un modelo de centros abiertos, multifuncionales. No he vuelto a oír nada al respecto. Se siguen creando centros escolares de aspecto penitenciario. La semiótica del espacio no es algo nuevo.
Me parece una iniciativa muy certera salir del aula, conocer nuevos contextos, contactar con profesionales... Derribar muros, paredes, vallas y abrir el entorno a otras formas de conocimiento.

enrutados dijo...

Bonita iniciativa, aplicamos métodos un poco carcelarios. Creo que se esta mejorando con respecto a nuestra época de alumnos, por aquella aprendizaje abierto había poco o nada.

Maru (marudomenech@gmail.com) dijo...

Hola, soy Maru y te he dejado un regalito en mi blog.

http://lareboticadeliterlengua.blogspot.com.es/2012/04/gracias-mi-companero-alberto.html

Con la tecnología de Blogger.